Mi amiga Susana, otra apasionada de ir andando a todos los sitios, me dio la pista sobre un nuevo concepto de comodidad. “Tienes que probarlas, en serio, son todo un descubrimiento y están consideradas como “las zapatillas más cómodas del mundo”. No necesité mucho más (a estas alturas, mis pies no se conforman con menos). Acto seguido, escribo en el buscador y… ¡Así he encontrado las Yuccs que tengo en casa! Comparto descubrimiento.

Confirmado, nada más ponérmelas, ya noto que son diferentes a todo lo que conocía hasta ahora y decido averiguar más.
Lo primero que me ha gustado saber es que estas zapatillas están realizadas íntegramente en España (con producción 100% local) y que su fabricación, casi artesanal, está a cargo de expertos en el sector zapatero.

Segundo, todos los materiales empleados en su diseño y en su puesta en el mercado son naturales. El tejido se ha realizado con lana de oveja merina, un material de excelente calidad que resulta muy agradable al tacto, es transpirable, antibacteriano y regula la temperatura del pie, para que resulte fresco cuando la temperatura sube (doy fe, ¡las he llevado con 30 ºC en la ciudad y son perfectas!) y cálido cuando el tiempo no acompaña.

Además, este tejido, único en el mundo, ofrece cierta elasticidad, con lo que se adapta al pie como una segunda piel. Con esto yo ya me olvido de holguras y de roces en la piel a causa del movimiento.

La plantilla interior me ha encantado (ergonómica y extraíble). Está fabricada con un material procedente del aceite de ricino y también está forrada con lana merina, para que el pie vaya siempre seco y se reduzca la posibilidad de malos olores. Por cierto, he dicho adiós a calcetines, minimedias, pinkies invisibles y otros trucos que solía necesitar con otras zapatillas, porque con las Yuccs no me hacen falta (me las pongo directamente, sin nada).

Para sumar confort, la suela es ligera, flexible, resistente y tiene el suficiente grosor como para no notar las piedras ni los desperfectos del pavimento durante mis trayectos. Hasta ahora tenía que elegir entre suela gruesa y peso o suela fina y dolor en la planta del pie ¡Con las Yuccs, ya no hace falta y tampoco ir mirando al suelo para ver dónde pisas!
Un detallito más, cuando lo estimo oportuno, las meto en la lavadora, en un programa para lana, las dejo secar al aire… ¡Y como nuevas para el siguiente uso!

Source link

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *