“Mujer empoderada” es una expresión que se escucha mucho, especialmente tras el movimiento Me Too. Sin embargo, no siempre se tiene claro a qué tipo de mujer define este término. Menos aún cómo pertenecer a este grupo.

El concepto de mujer empoderada se empleó por primera vez durante la cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer organizada por la Organización de las Naciones Unidas que se realizó en 1995 en Pekín. Se usó para hablar del incremento de la participación femenina en los procesos de toma de decisión y acceso al poder.

Una mujer empoderada es aquella que posee el poder sobre su vida. Tiene unas cualidades muy representativas entre las que se destacan la autonomía y la autogestión. Es aquella que tiene la capacidad para trabajar en su propio desarrollo, tanto laboral como personal, y puede decidir su propio rumbo.

Cómo ser una mujer empoderada

El empoderamiento femenino se puede construir de forma individual. El entorno lo que brinda son las condiciones adecuadas para conseguirlo o estimularlo. Pero el proceso depende de cada mujer. Para ello existen algunas estrategias que si se implementan bien te puedan ayudar a convertirte en una mujer empoderada.

Conocerse a una misma

En el mundo empresarial existen las siglas conocidas como DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades). Consiste en realizar un análisis para identificar las características internas y externas de una organización para proyectar el futuro a corto, medio y largo plazo. Esto también se puede aplicar en una persona.

El conocimiento es poder y, por ello, es importante saber cómo somos. Tener una visión de los puntos fuertes y débiles, de las oportunidades que se tienen al alcance y las expectativas que se desean. Todo en conjunto ayuda a sentar las bases para ver en qué se puede mejorar, qué reforzar y cómo hacerlo.

Apostar en la formación

La autonomía y la independencia para poder tomar las propias decisiones en la vida están sujetas, en parte, al dinero. Por eso es muy importante para ser una mujer empoderada apostar en la educación y en una buena formación profesional, ya sean cursos o Masters.

Es bueno adquirir todo el conocimiento disponible mientras sea motivador e interesante. Cuanto más preparada está una, más herramientas tiene a su disposición para lograr el objetivo que se proponga.

Trabajar en la autoestima

Valorarse es saludable y necesario para ser una mujer empoderada. Para que los demás te quieran, primero te tienes que querer a ti misma. Así como a los comerciales se les dice que tienen que creer en lo que están vendiendo, en la vida funciona de forma similar.

Es importante tenerse en buena consideración porque eso da la confianza suficiente para afrontar los reveses que tiene la vida. Una técnica recomendada por psicólogos es anotar aquellas cosas que te gustan de ti, porque sí, si piensas un poco seguro que las hay. De a poco se irán sumando más ítems a la lista.

Lee también: Consejos para subir la autoestima

Marcarse objetivos

Una vez se tiene conocimiento de una misma, se puede enfocar qué cosas mejorar. Aquí es cuando entra en juego el marcarse metas, aunque sean pequeñas, para encaminarse en esa dirección. Planear objetivos y realizar un plan de acción para alcanzarlos da la sensación de un mayor control y ayuda a establecer prioridades.

Con ese plan en marcha, se puede identificar mejor qué herramientas y mecanismos se necesitan para lograr ambas cosas. Lo importante en este punto es no compararse con el resto. Los proyectos son personales y deben estar pensados para cada persona en particular.

Ser constante

El que algo quiere algo le cuesta, la paciencia es la madre de la ciencia, persevera y triunfarás. El refranero popular está plagado de frases que elogian la constancia porque normalmente es la clave para poder conseguir los objetivos que se marcan.

El empoderamiento femenino puede empezarse en cualquier momento y etapa de la vida. No hay que resignarse, sino que una vez se cuentan con las metas y herramientas para lograr algo, hay que mantenerse firme hasta conseguirlo.

Defender la postura

Por mucho tiempo las mujeres no pudieron hacer valer sus derechos. Pero gracias a los diferentes movimientos feministas la igualdad de género ya está legislada. Con esto como amparo, hay que hacerse escuchar y mantenerse firme en una postura si es la adecuada.

Lo mejor para defender una postura, idea o derecho es ser asertiva. Se trata de transmitir el pensamiento de forma directa y concreta pero con respeto y sin herir al resto. Las formas son tan importantes como el mensaje que se da.

Características de una mujer empoderada

Una mujer empoderada tiene una buena autoestima. Esta cualidad la adquiere gracias a la confianza que deposita en sí misma y a que se siente satisfecha con su forma de ser y con la vida que lleva. Lo que se le llama popularmente “sentirse cómoda en su propia piel”. Por eso uno de los puntos primordiales es trabajar en la autovaloración.

La estabilidad es fundamental para cualquier persona que quiera empoderarse. Por eso este tipo de mujer tiene relaciones interpersonales sanas. Esto no solamente incluye a la pareja, sino además a las amistades, a la familia y a los vínculos laborales. Se mantiene alejada de la gente tóxica y se rodea de buenas personas que saben y quieren acompañar el progreso y asistir en caso de ser necesario.

Atado a lo anterior, gracias a la buena autoestima y las relaciones interpersonales sanas, la mujer empoderada goza de un equilibrio en su salud mental. Esto le permite alcanzar un bienestar y una buena calidad de vida.

Asimismo, la mujer empoderada está en constante desarrollo. Busca mejorar día a día en cada aspecto de su vida. Esto le brinda beneficios tanto económicos como emocionales. Mantenerse activa es muy saludable para la mente y los desafíos que una misma se marca son una buena forma de hacerlo.

Por otro lado, una mujer empoderada es económicamente independiente. Dispone de la autonomía total para poder tomar decisiones con libertad. Ahí es donde gana relevancia la formación profesional.

Source link

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *